el Tamal

Felicidad

Escrito por:

Karsten Wagener

Amargo, ardiente y áspero
Amargo, como una aceituna
Áspero, como un rayador, que curtía mi alma

Reconfortante y destructivo 
Engaño líquido, oculto a simple vista
Claro y translúcido, parecido al agua salada
Negro y espeso, café insípido

Falso hogar, tan real como mi mundo
Llamas suaves cual almohadas, dolorosas cual cuchillo 
De lo más profundo, a la superficie arrasan
Me consumen y despedazan

Voces atormentadas, en mi mente colores gritaban
Retumbantes sonidos, ruidosos zumbaban
Euforia y tormento, se mezclaban
El llanto y el lamento se presentaban

Vagando, en la conciencia
Perdido, al caer el telón 
Túnel interminable, sin luz al final 
En si insignificante, da igual 

Devolviendo fauna floral, regresando a estado natural
De colores y formas abstractas
Ácido, sin sabor
Ya no siento el ardor

Una lluvia de dolor
Cuchillos, penetrando mi humana carne
Lleno de palabras vacías 
Vacío de palabras que llenan

El Amazonas, burlón, pasaba por mi rostro
Corazón parecido al pedrusco
Convertido en algodón 
Recostado en un muro

Yacía mi cuerpo 
Viajando en dolor
Yacía mi alma
Recordando el amor

En una fecha alejada
Cercana al nacimiento 
Aprendí la lección 
Tangible no es la solución 

						

Escrito por:

José Dani Armas

Escrito por:

Q'inich Figueroa