el Tamal

Discriminación, racismo y justicia

Escrito por:

Kamila Mejia

Desde hace siglos el racismo y la discriminación se extendió en toda el área de Estados Unidos, y sigue presente en nuestro día a día, pero después del 2015 nunca había llegado tal punto que volviéramos a preocuparnos por este. Lamentablemente, en estos últimos meses se ha demostrado que todavía no hemos superado esta etapa.

El 23 de febrero de este año, el joven Ahmaud Arbery salió a correr como había hecho desde hace 2 años, pero lo que él no sabía era que esta vez no regresaría a casa. Gregory McMichael, un expolicía del estado de Georgia, sospechaba que el joven Ahmaud había robado domicilios del residencial en el que vivía. Este, al ver al joven asomarse por la calle, decidió hacer justicia con sus propias manos con la ayuda de su hijo. Según su testimonio, ellos solo intentaron hablar con él, pero este se puso “agresivo”, hubo disparos en donde él murió. Pero lo con lo que no contaba es que la verdad se revelaría unas semanas después de la muerte de Arbery. En un video que circuló por las redes sociales se muestra como claramente McMichael espera al joven Ahmaud en una camioneta con su hijo. Luego ambos bajan de esta con dos escopetas. El afroamericano intenta detener al padre, pero en el intento él sale lastimado y muere. La madre estaba indignada, ya que cree que ellos solo fueron tras él por prejuicios raciales. Según ellos que un negro corra por una localidad blanca es suficiente razón para tacharlo de delincuente, ¿qué más estaría haciendo sino robando?

Este no ha sido el primer homicidio racial que ha habido este año. Hace unos días, un agente de policía de Minneapolis fue arrestado a causa del homicidio de George Floyd, un afroamericano 46 años. Este fue acusado de pagar con un billete falso de 20 dólares en una tienda y fue detenido por la policía. Uno de los agentes trataba de subir a George en una patrulla cuando el detenido cayó en el pavimento de la autopista. Mientras tanto, el agente Tou Thoa y el oficial Chauvin llegaron a la escena he intentaron subir varias veces a Floyd en la patrulla .Pero el arrestado opuso resistencia, y los cuerpos policiales decidieron llevarlo a otro nivel. Tres de los policías involucrados sostuvieron la espalda y piernas de George mientras que Chauvin colocaba la rodilla sobre la cabeza y cuello del afroamericano. Floyd suplicó por su vida lo más que pudo mientras era asfixiado por el peso del agente, pero tristemente fue víctima de otro homicidio por brutalidad policial.

Aún se sigue investigando sobre estas dos sospechosas muertes, pero, mientras se descubre la verdad, ha habido protestas para que se haga justicia, ya que todos somos iguales y no debemos juzgar a alguien solo por el color de la piel. Varios famosos y actores se han unido ante la protesta, no solo debido a causa de estos dos homicidios, sino también por otros que no se han expuesto al mundo. Pero la pregunta es, ¿te unirás a la causa?

Let me set a scenario- you are a kindergarten teacher; your young students are playing outside. Suddenly one of them falls and happens to have a scratch. After comforting him for a while, you realize he needs a band aid to protect his wound. Subsequently, other children claim that they want to be treated equally, thus they demand a band aid for themselves too, even though they are not hurt. This picture can be easily associated to the current political climate of the United States. Whilst the #BlackLivesMatter movement is demanding for the accountability of police officers involved in the heinous assassinations of George Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery and many other victims, the opposition has claimed that the movement’s intent is to dismantle the police and create an anarchical society. In the midst of the current crisis one may ask oneself: What is the federal government doing to find a common ground to all of this? What are they doing to stop police brutality? And most importantly, what role does Donald Trump play in all of this?

La libertad es uno de los derechos fundamentales que se tiene en un sistema social basado en la democracia. La libertad, fundamental y aun así uno de los derechos más violentados alrededor del mundo, y Guatemala no es la excepción, ya que por siglos este fue arrebatado de la población por los gobiernos militares. Y si bien ya no hay dictaduras, o no unas que lleven el nombre, parece que los malos hábitos de los “políticos” no cambian, ya que en el mandato de los últimos presidentes se ha visto un aumento en el uso del recurso del estado de emergencia.